¿Cómo saber si estás consumiendo realmente Miel?

¿Cómo saber si estás consumiendo realmente Miel?

La miel de abejas es un producto de elevado valor alimenticio y de consumo delicioso que no siempre llega a la mesa familiar en estado natural.

En muchos casos al consumir miel pensando en todos los beneficios tantas veces enunciado, nos equivocamos en razón de la mala calidad o adulteración de este producto.

Miel líquida por calentamiento

Lamentablemente, el principal responsable de esto es el propio consumidor, ya que son pocos los que saben consumir miel, y generalmente cree éste que toda la miel debe encontrarse siempre al estado líquido.

Esta exigencia errónea de pretender consumir miel únicamente líquida, en cualquier época del año, es la razón en muchos casos, que cuando se azucara o cristaliza, es sometida al perjudicial procedimiento del calentamiento para restituirla al estado líquido, que es precisamente de esta manera como pierde sus mejores virtudes naturales.

Es necesario hacer resaltar que la miel cruda, sin calentar, no es solamente una simple solución azucarada, sino por el contrario, contiene también, principios vitales, muy importantes que acrecientan su valor nutritivo, tales como vitaminas, enzimas, etc.

Como es de imaginar, por calentamiento se destruye no sólo todos estos principios vitales, sino que lo más lamentable es que los azúcares se degradan transformándose en una sustancia perjudicial para la salud: el hidroximetilfurfural (HMF), el cual produce trastornos digestivos, sobre todo en los niños.

Ahora bien, el proceso de calentamiento si bien licua la miel, no la mantiene en este estado en forma permanente, ya que se «azucara» nuevamente pasado algún tiempo.

Miel líquida por adulteración

Un procedimiento para que la miel no se «azucare» con el tiempo, es adulterándola por el agregado de glucosa comercial, sustancia azucarada que se obtiene generalmente por hidrólisis del almidón de maíz, y contiene además de glucosa, dextrinas que no permiten que la miel se «azucare».

En consecuencia, es necesario que se tome conciencia de que todas las mieles, que si bien es cierto que inicialmente se encuentran en estado líquido, al cabo de algún tiempo, salvo raras excepciones, tienden a «azucararse», de manera tal que esta tendencia es una propiedad natural y no una causa de adulteración.

Por el contrario, es signo de adulteración el hecho que toda la miel no se «azucare» después de algún tiempo de cosechada.

Miel líquida por acción mecánica

Cuando no se desea consumir miel «azucarada» por la presencia de cristales en la misma, el único procedimiento permitido para destruirlos, en razón que no altere las bondades de este producto, es sometiéndolas a la acción de una procesadora.

De esta forma son destruidos los cristales por acción mecánica y se obtiene una miel denominada «miel cremosa», de sabor agradable y que conserva todas sus bondades.

El agregado de la miel a la procesadora se hace poco a poco, y no se debe emplear una licuadora pues ésta carece de la suficiente fuerza y puede llegar a descomponerse.

¿Cómo verificar si la miel está adulterada con glucosa comercial?

Una adulteración muy frecuente de la miel es el agregado de una sustancia denominada «glucosa comercial», ya que ésta contiene sustancias llamada dextrinas, que no permiten que la miel se «azucare».

Además, como este producto es de menor costo, representa a quien comercializa la miel un beneficio económico.

A fin de verificar si la miel ha sido adulterada con este producto, se ha preparado un procedimiento sencillo y exacto que no requiere reactivos ni aparatos de laboratorio, sino que puede ser realizada con elementos caseros.

Procedimientos a seguir:

  1. Tomar media cucharita de miel.
  2. Colocar en un vaso una cucharada de postre de agua.
  3. Disolver la media cucharadita de miel en el vaso de agua.
  4. Colocar en otro vaso media cucharadita de la solución preparada anteriormente.
  5. Finalmente, agregar una cucharada de postre de alcohol y mezclar.

Resultado:

  1. Líquido limpio: miel no adulterada.
  2. Líquido ligeramente blanco-lechoso: miel débilmente adulterada.
  3. Líquido intensamente blanco-lechoso: miel fuertemente adulterada

La próxima vez que compres miel verifica que sea auténtica.

 

Fuente: Alimentación Sana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *