Las dietas rápidas tienen como única finalidad la reducción de líquidos en el menor tiempo posible. ¿Resultado? Al momento en que la persona vuelve a su régimen habitual, viene el efecto rebote y el sueño de haber bajado de peso se evapora.

Peligros de seguir una dieta no recomendada ¿Cómo funcionan las dietas rápidas?

  • El secreto de estas dietas consiste en que se basan en alimentos que funcionan como ingredientes diuréticos.
  • Es decir, ayudan a eliminar líquidos con mucha velocidad y, por lo general, son bajas en sales, lo que refuerza el proceso antes mencionado.
  • Además funcionan, por lo general, porque las dietas rápidas son combinadas con ciertos comodines que varían, desde frutas y verduras, hasta algunos carbohidratos (en dosis mínimas), con el objetivo de “torear” el hambre de la persona.

Riesgos de las dietas rápidas:

  • Por ser tan rápidas, el organismo no tiene la oportunidad de prepararse para el proceso de adelgazamiento.
  • Son un cambio brusco para éste y gran parte de la pérdida es hídrica alterando el porcentaje de agua en el cuerpo.
  • Otra de las consecuencias de las dietas rápidas es que por esto, en muchos casos, se enfrentará a malestar físico y hasta a descompensaciones.
  • ¿Quién puede hacer las dietas rápidas?
  • Las que no quieran cuidar su salud.

La solución:

  • La clave de una dieta exitosa radica en la posibilidad que ésta pueda dar para modificar de manera definitiva sus hábitos alimentarios.
  • No hay mejor manjar que darle cabida a alimentos ricos tanto en sabor como en valor nutricional.
  • Así que, llevar una alimentación balanceada más la práctica de ejercicio hará maravillas al cuerpo.

 

 

Fuente: Cuida tu salud

 

 

Añadir Comentario

Su correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de privacidad