Verdades y mentiras del alcohol en las dietas

Verdades y mentiras del alcohol en las dietas

Muchas personas piensan que el alcohol y las dietas simplemente no se llevan, y aun así no logran dejar de mezclarlos. Hoy hablaremos acerca de las verdades y mentiras de esta combinación, por que aunque no lo creas hay quienes aseguran que una copita al día te ayuda a mantener la presión baja.

Pero el peso, eso ya es otra cosa.

El alcohol y las dietas no son precisamente los mejores amigos, pero tampoco enemigos. Lo importante es saber cómo combinarlos.
Publicidad

¿VERDAD O MENTIRA? El alcohol no engorda.

Mentira. El alcohol si tiene calorías, mismas que si no logras quemarlas se convierten en grasa en el tejido adiposo.

¿Sabias que cada gramo de alcohol tiene 7 calorías? Y no solamente eso, sino otras sustancias que también le añaden calorías al trago como la levadura de la cerveza y los azucares de una copa de vino.

Además, si se le añaden jugos, refrescos y jarabes para preparar un coctel (como los famosos Cosmopolitan y las margaritas) pueden llegar a tener hasta de 500 calorías.

¿VERDAD O MENTIRA? El alcohol da hambre.

Verdad. Aunque no lo creas es cierto, y lo que sucede es que el alcohol inhibe la función de la hormona leptina, que es la encargada de mandar la señal al cerebro de que el estomago recibió alimento y no debes comer más.

Por otro lado, por lo general cuando estamos botaneando con una copita de tequila o una cerveza, por ejemplo, lo hacemos acompañado de una palomitas, chicharrones, papas o cacahuates. Todos alimentos con alto contenido de sodio, el cual provoca más sed y por consiguiente tomamos y comemos más.

¿VERDAD O MENTIRA? El alcohol se metaboliza como cualquier alimento.

Mentira. El alcohol se metaboliza de una manera muy diferente a otras bebidas y a otros alimentos. Nuestro organismo utiliza energía de los carbohidratos, grasas y proteínas que se van digiriendo lentamente y se absorben en el tracto digestivo.

Pero el alcohol, aunque contiene calorías utiliza vías metabólicas diferentes a las de los otros nutrientes y se asocia con la acumulación de grasa.

CONCLUSIÓN

Tomar la decisión de ponernos a dieta no es fácil. Implica hacer modificaciones en nuestra alimentación, algunos sacrificios, dejando de comer lo que mas nos gusta y por que no también dejando de tomar.

Las dietas no tienen que ser un problema en nuestras vidas. Las dietas son una decisión personal por un determinado periodo de tiempo, que, bien supervisadas nos llevan a resultados muy positivos, pero también son hábitos que se adquieren para el resto de nuestras vidas.

Mientras logramos alcanzar nuestro peso ideal, lo indicado sería evitar el alcohol en las reuniones que asistamos y tener una gran fuerza de voluntad para no terminar cometiendo algún pecadito en nuestra dieta. Más adelante, debemos saber que el secreto está en la moderación y en saber elegir la mejor opción de nuestros tragos.

SI TOMAS NO MANEJES. Perdón, SI ESTAS A DIETA NO TOMES.

 

Por: Chef Cecilia Alos Valadez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *