¿Sabías que si pierdes el peso demasiado deprisa, puedes envenenarte poco a poco?