Para qué es buena la espirulina

Para qué es buena la espirulina

En la medida que está compuesta por nutrientes de primera calidad, tales como proteínas, vitaminas y minerales, indispensables en la dieta diaria, la espirulina sirve para mantener la salud de todo tu organismo. Entérate para qué es buena la espirulina.

El alga microscópica constituye un complemento alimentario de calidad rico en hierro asimilable que contiene más beta-caroteno, hierro, vitamina B12 y ácido gama linoleico que cualquier otro alimento. Contiene además vitamina E, calcio, fósforo y magnesio.

Gracias a su rica composición, la espirulina es buena para:

  • El cabello: Por su riqueza en nutrientes, la espirulina fortalece tu pelo, evitando su caída y combatiendo la caspa.
  • La piel: Además, la spirulina libera tu cutis de impurezas, previniendo las arrugas y favoreciendo el bronceado natural.

La espirulina también sirve para:

  • La sangre: Por su rico contenido en hierro, la espirulina previene la anemia y otros trastornos relacionados con la carencia de este mineral.
  • Los músculos: Gracias a las proteínas que contiene, la spirulina contribuye a tonificar el cuerpo, evitando la flacidez.
  • El colesterol: Por otra parte, la espirulina reduce el colesterol y los triglicéridos, por lo que previene enfermedades cardiovasculares.
  • Las defensas: Por su riqueza en vitaminas, el alga spirulina aumenta las defensas y previene todo tipo de enfermedades inmunológicas.
  • Perder peso Por último, gracias a su rico contenido de yodo, la espirulina estimula el metabolismo, lo que te ayuda a quemar grasas y adelgazar.

En la medida que está compuesta por nutrientes de primera calidad, tales como proteínas, vitaminas y minerales, indispensables en la dieta diaria, la espirulina sirve para mantener la salud de todo tu organismo. Entérate para qué es buena la espirulina.

El alga microscópica constituye un complemento alimentario de calidad rico en hierro asimilable que contiene más beta-caroteno, hierro, vitamina B12 y ácido gama linoleico que cualquier otro alimento. Contiene además vitamina E, calcio, fósforo y magnesio.

Cómo consumir la spirulina

  1. Cómo suplementos, mediante la toma diaria en la forma de comprimidos, cápsulas o tabletas, de acuerdo a la indicación en el medicamento.
  2. Incorporada a tus batidos, en forma de polvo, a los que enriquecerá con sus principios activos beneficiosos para tu salud.
  3. Añadida a las comidas habituales, a las que aportará su rico contenido en proteínas y otros componentes de gran valor nutricional.

 

Fuente: INNATIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *