MoxibustiónEs un tratamiento que utiliza los mismos puntos que la acupuntura, pero a diferencia de ésta, utiliza el calor como herramienta para aliviar tensiones. El calor es transmitido al quemar una hierba denominada “moxa” obtenida de la planta conocida con el nombre de Artemisa (Artemisia vulgaris).

La moxibustión aparece oficialmente descrita por primera vez en el tratado Huangdi nei jing, que se traduce como Libro Clásico de la Medicina Interna, el cual fue escrito entre los años 475 a.C. y el 221 d.C. Dividido en dos partes, Suwen y Lingshu, el libro describe las teorías básicas de la Meidcina China, como la de los cinco elementos, los meridianos, el yin y el yang, etc.

Se trata de un compendio muy completo de las técnicas medicinales que se utilizaban por ese entonces, y la moxibustión era una de ellas.

Es este el primer registro escrito de la existencia de la técnica. Sin embargo, la moxibustión ha de haberse desarrollado antes, y seguramente ello haya ocurrido cuando el hombre adoptó el fuego y comenzó a experimentar con él, e incluso con el correr de los años la técnica fue expandiéndose y haciéndose más común. En América la técnica se practicaba de forma paralela a Asia, y los pueblos nativos del continente la utilizaban como una planta sagrada que podía curar muchísimas enfermedades.

Existen dos tipos de técnicas que pueden ser utilizadas en este tratamiento.

  • Moxibustión directa: consiste en colocar sobre el punto de acupuntura, un cono de moxa del tamaño de un grano. Esto es encendido y colocado por el terapeuta sobre la piel del paciente y se retira antes de que pueda quemarlo. Se experimenta una confortable sensación de calor que penetra profundamente en la piel.
  • Moxibustión indirecta: Se trata de calentar los puntos de acupuntura desde una cierta distancia. Una manera de hacerlo es quemando uno de los conos de moxa sobre la cabeza de una aguja de acupuntura insertada en determinados puntos, de esta manera se transmite el calor a través de ella.

Otra forma es utilizando la moxa envasada en forma de cigarrillos o habanos. Estos se encienden y se pasan a una cierta distancia de la piel.

Ambas técnicas tienen como fin estimular los puntos conocidos en la acupuntura para estimular el flujo del Qi o energía vital, buscando de generar un bienestar para el paciente.

Descubre lo que la moxibustión puede hacer por tí.